Cómo elegir el mejor calzado para viajar

Cómo elegir el mejor calzado para viajar

Viajar es un placer para los sentidos, ya que conocemos otros lugares, otras culturas, degustamos platos que no conocíamos y disfrutamos en todos los sentidos, pero esta experiencia puede verse truncada por tener un calzado que nos hace daño o con el que no nos sentimos cómodos. Aquí te vamos a ayudar a preparar la maleta guiándote para que aprendas cómo elegir el mejor calzado para viajar y puedas caminar todo lo que quieras, el tiempo que desees, sin que sientas pesadez en las piernas.

Olvídate de los tacones

Cuando queremos realizar un viaje, lo primero que miramos son prendas de vestir que nos hagan sentirnos perfectas, sobre todo para hacernos fotos y después tenerlas de recuerdo, ocurriendo exactamente lo mismo con nuestro calzado eligiendo en ocasiones algunos que no nos convienen. Entre esos prohibidos para viajar se encuentran los tacones, sobre todo si vamos a estar andando constantemente visitando museos o monumentos arquitectónicos, puesto que no duraremos en pie ni una hora. Para hacer esto conviene siempre tener zapatos planos que van a ser perfectos para estas salidas, aunque si lo que quieres es ganar algunos centímetros de altura, puedes probar con calzado con plataforma, los cuales están muy de moda, por ejemplo, estos modelos de Musse&Cloud son ideales, ya que tienen estilo, son preciosos y te aseguran que no vas a tener problemas en los pies, andes lo que andes.

Características de un buen calzado

Aunque son varias las características que se necesitan para un buen calzado, una vez que tengas una idea en la cabeza de lo que te conviene cuando vas a viajar y realizar grandes caminatas, después la elección es mucho más sencilla.

Lo primero que tienes que comprobar es el tiempo que va a hacer en tu destino del viaje, puesto que, si vas a una zona fría, posiblemente debas de dejar a un lado aquellos zapatos que dejen alguna zona de tu pie al descubierto, puesto que podría ocasionar que tengas frío o simplemente si llueve, seguro que no es algo que te agrade andar notándote los pies húmedos con el riesgo de resfriarte. Por el lado contrario, imagina que llevas un zapato muy abrigado y en esa zona te encuentras a una temperatura superior a los 35 grados, posiblemente cuando termines la jornada sentirás los pies no solo doloridos, sino también sudados, pudiendo provocar esto infecciones por bacterias y hongos. Un buen calzado para viajar es aquel que te de transpirabilidad, que sientas el pie seco en todo momento, incluso después de andar largos caminos.

Otro punto a tener en cuenta es la talla del zapato, sobre todo si el viaje va a ser de mochilero. Como leemos en este artículo, “recuerda siempre que cuando vayas a elegir un calzado, éste te tiene que quedar bien, no muy apretado, ya que si fuese así, por muy buena calidad que tenga el material, terminarás por hacerte rozaduras y callos, pudiendo estropear tus anheladas vacaciones. Tienes que sentir que los dedos pueden moverse libremente, y que no se encuentran atrapados”. Existen investigaciones que dicen que el pie cuando lleva un tiempo andando y ejercitándose puede aumentar algunos centímetros su tamaño, por lo que, si ya de por si el zapato te quedaba pequeño, cuando empieces a andar con él, se te quedará mucho más pequeño y te molestara mucho. Pero de la misma manera, tampoco tienes que comprarte un zapato mucho mayor que el tuyo, debiendo de probar los modelos antes de comprártelos y estar segura que va a ser lo que buscas en comodidad.