París, la elegancia europea

París, la elegancia europea

Sería difícil describir la ciudad de la luz y el amor en tan pocas líneas. Sobre todo por la belleza de sus monumentos históricos, visitados cada año por más de 50 millones de turistas.

Desde la Avenida de los Campos Elíseos, la travesía comienza a despertar el asombro del visitante al llegar al Arco de Triunfo, icono universal de la cultura parisina, casi tanto como su emblemática Torre Eiffel. La ciudad metropolitana acoge una mezcla de razas de todo el mundo, que llegan además para absorber ese aire gótico y denso de la Catedral de Notre Dame, o descubrirse dentro del Museo del Louvre, rodeado de obras artísticas de valor inestimable.

Los afortunados que cuentan con tiempo suficiente para conocer más sobre París, acuden entonces a la Ópera Garnier, el Palacio Borbón o el Panteón de París, para terminar rendidos ante tanta belleza y esplendor. A la llegada de la noche, los bares y discotecas abren sus puertas, y también los teatros y las óperas. Desde un coctel en el mítico cabaret Moulin Rouge, hasta una escapada al Barrio Latino, lleno de jóvenes universitarios, las opciones parisinas, parecen estar hechas para todos los gustos.

Ciudad de París

Los que decidan irse a dormir, podrán deleitarse en la comodidad y la exquisitez de algunos paraísos terrenales como el Ritz de París o el Plaza Athénée. Otros, como el Hotel Design Secret, aunque menos conocido, no deja de representar una maravillosa oportunidad, junto al Hotel Seven del Barrio Latino, con habitaciones temáticas y sorprendentes o el Hotel Original Paris, igual de deslumbrante.

Similarmente, los restaurantes de París guardan un amplio diapasón de opciones, como los restaurantes regionales de Barrio Latino (comida francesa, china, griega, etc.), o verdaderos lujos culinarios como Le Jules Verne en la Torre Eiffel o La Tour d’Argent y su famoso pato a la sangre.

Si preferimos algo menos riguroso podemos optar por cualquiera de los McDonald’s registrados en la ciudad y continuar nuestro recorrido hacia las tiendas de París, de las cuales te recomendamos muy especialmente, los almacenes Printemps, las tiendas de la Avenue Montaigne y el Mercado de las Pulgas a las afueras de la ciudad.