Roma y su eterna grandeza

Roma y su eterna grandeza

Visitar Roma, es volver a respirar ese aire de grandeza de la civilización antigua. La Ciudad Eterna, como también se le conoce, guarda tesoros que, para suerte y goce de sus visitantes, permanecen intactos hasta nuestros días, como pueden ser el maravilloso Coliseo romano, o la Basílica de San Pedro, donde podremos subir a la cúpula para obtener una vista panorámica de la ciudad.

Seguidamente, la Capilla Sixtina develará ante nuestros ojos los frescos de Miguel Ángel, para luego detenernos a descansar en la escalinata de la Plaza de España, o lanzar una moneda en la Fontana de Trevi para satisfacer nuestros deseos. Igual de importantes, son el Museo del Vaticano y las maravillas arquitectónicas del Foro Romano.

Tras el atardecer, Roma pasa a ser una ciudad diferente. El barrio Trastevere, convoca a la música en vivo y fiestas callejeras en la Piazza Santa Maria. A destacar además, las discotecas más populares como La Maison, cerca de la Plaza Navona, o la GOA, sitio para las celebridades locales. Para ambientes más selectos, querrás visitar el Crudo Bar (Via degli specchi), o el Freni e Frizzioni (via trastevere), ideales para disfrutar de un cóctel refinado rodeado de gente agradable y muy dadas a entablar conversación.

Ciudad de Roma

En cuanto al alojamiento, Roma Términi es una zona llena de hostales a buen precio, que además se encuentra cerca de las estaciones de trenes y autobuses para conectar con el resto de la ciudad. En esta misma zona, podremos degustar de una buena pizza margarita acompañada de un exquisito vino blanco casero, o las salchichas romanas, tan populares entre los turistas.

Evidentemente, si buscamos estar bien cerca del centro y no escatimamos en gastos, nada mejor que probar hoteles exquisitos como el Excelsior o el Regina Baglioni, impecables en su servicio y su elegancia, lo que a su vez, nos permitirá estar en contacto con los mercados ambulantes de la Via del Corso para hacernos de un bello suvenir, o bien, dirigirnos a la Via Condotti en busca de marcas más refinadas, o la Via Margutta para visitar sus galerías de arte.